Home » Objeción Fiscal » TEXTO DEL VÍDEO DESOBEDIENCIA CIVIL Y OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR

TEXTO DEL VÍDEO DESOBEDIENCIA CIVIL Y OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR

TEXTO DEL VÍDEO DESOBEDIENCIA CIVIL Y OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR - AHIMSA

CARÁTULA DEL DVD Y CARTEL DE LA CAMPAÑA DEL 2004, ELABORADO POR ALGÚN GRUPO DE CATALUNYA

 

 

 

 TEXTO DEL VÍDEO: DESOBEDIENCIA CIVIL Y OBJECIÓN FISCAL

 

En el mes de abril de 2004, hemos editado un vídeo en formato DVD y CDV, con el título:
Desobedicencia Civil y Objeción Fiscal, tiene por objetivo, dar a conocer y difundir la Objeción Fiscal al Gasto Militar, al mismo tiempo que realizamos una introducción sobre el trasfondo de la Objeción Fiscal y dónde se sustenta esta, como es la Desobediencia Civil.


Si estás interesado/a en conseguirlo ponte en contacto co nosotros/as a través de nuestra dirección o llamando al teléfono: 952-545090 E-amil:ahimsa@ahimsav.com

 

Cada año el Ministerio de Hacienda anima a los ciudadanos a “cumplir con su deber de pagar los impuestos para el progreso y el desarrollo del país”. Así comenzaba en 1982 el primer cuadernillo editado por la entonces Asamblea Andaluza de Noviolencia, explicando y difundiendo la Objeción Fiscal al Gasto Militar. Desde aquel momento, han pasado más de 20 años, y el militarismo sigue creciendo. Se desplomó el muro de Berlín, desapareció la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, desapareció el peligro de la guerra fría que aparentemente era el justificante de la entonces carrera militarista. Occidente se queda sin enemigos potenciales que justifiquen y hagan creíble la carrera de armamentos.

 

Los ciudadanos nos encontramos, entonces y también ahora, ante un difícil dilema, el de acatar y obedecer las leyes que nos obligan a contribuir con la barbarie militarista, o actuar en conciencia y practicar la desobediencia civil.

 

Las leyes y normativas injustas pueden existir tanto en los gobiernos ilegítimos como legítimos. Si, frente a los gobiernos ilegítimos, injustos o corrompidos, podemos emplear formas de resistencia o intentar un cambio social o revolución, frente a los gobiernos legítimos o democráticos el único recurso legítimo es la desobediencia civil.

 

Desobediencia civil es distinto de infracción o transgresión de las leyes (que no es más que un incumpliento o violación de lo ordenado), incluye ser una acción voluntaria y un acto público colectivo, por motivos morales o éticos, con la intención de inducir su revisión o cambio.

 

La desobediencia ética no debe confundirse con la desobediencia civil, dado que es algo privado individual (no público), que no tiene una finalidad ulterior (derogar las leyes) y que no requiere grupos de apoyo. 

 

Según expresó Muguerza en 1986, aunque ambos tipos de disidencia tienen el imperativo moral de oponerse a la instrumentalización  del ser humano podemos definir la desobediencia civil, en palabras de García Gotarelo, como “un acto de quebrantamiento público de la norma por razones de conciencia y por medios pacíficos, con aceptación voluntaria de las sanciones que dicho quebrantamiento lleve”

 

A lo largo de la historia se pueden señalar algunos ejemplos como modelos de la desobediencia civil:

Sócrates que vivió entre el 470 a 399 a.c. Es el primer ejemplo conocido de desobediencia civil. Mantuvo que es necesario obedecer las leyes de la “polis” hasta el punto de aceptar la condena a muerte que el tribunal le imponía. Por otro lado, desde un individualismo de la conciencia reflexiva introdujo un Atenas la tesis de que no hay que obedecer las leyes contrarias a la conciencia individual. Así mantuvo que es necesario aceptar las leyes que regulan el estado, pero ello no excluye –y esto es lo propio del desobediente civil- el derecho a desobedecer aquellas normas que, según las propias convicciones morales uno no esté de acuerdo, y por esta contradicción aceptar las consecuencias que tal desobediencia conlleve.

 

Thoreau, escribió en 1849 su famosa obra SOBRE DESOBEDIENCIA CIVIL, donde introdujo e inventó el término. Thoreau se negó a pagar los impuestos federales (o la parte de ellos) que servían para financiar la guerra de EEUU contra Méjico que él consideraba injusta. Con esto Thoreau propuso –de forma parecida a los actuales noviolentos o antimilitaristas- desobedecer los actos de gobierno (y normas en que se apoyan) que vayan contra las convicciones morales, como medio para llamar la atención sobre la injusticia de algunas medidas. Además Thoreau inició la actitud de los pacifistas antibelicistas británicos que posteriormente se opusieron a la intervención de Inglaterra en la I Guerra Mundial, como Beltran Russell; o más recientemente los norteamericanos que se oponían y desertaban de la Guerra del Vietnam), propugnando la Objeción de Conciencia. Thoreau, decía: “Creo que deberíamos ser primero hombres y después súbditos. NO es tan deseable que se cultive el respeto a la ley como el respeto a lo justo. La única obligación que tengo que asumir es la de hacer en todo momento lo que creo justo”.

 

Gandhi, desde sus convicciones religiosas-morales y finalmente políticas, cuando la India era una colonia inglesa, propugnó la desobediencia civil (no cooperación con la autoridades británicas) a todas las normas e instituciones británicas que fueran contra los derechos de los hindúes. Desde su acción noviolenta se declaró en huelga de hambre. Aceptó así, por una parte el dominio británico sobre la india, pero se opuso a aquellas leyes o acciones que menosprecian a los hindúes. Como es conocido, su actitud abocó finalmente a la independencia de la india. 

 

Martín Luther King, defensor de la igualdad de derechos de los negros norteamericanos frente a la mayoría blanca, propugnó la desobediencia civil contra las leyes y acciones que impliquen una segregación de la población negra. Planteando recursos ante el Tribunal Supremo de EE.UU. consiguió que le dieran la razón en la inconstitucionalidad de las leyes segregacionistas. Como ciudadano estadounidense aceptó la legalidad establecida, pero desde sus convicciones morales desobedeció las leyes que van contra su defensa de la igualdad humana.  Con estas palabras lo expresó el mismo: Un individuo que infringe una ley que su conciencia le dice que es injusta, y de buena gana acepta la penalidad de quedarse en la cárcel para hacer que la comunidad tome conciencia de su injusticia, está expresando, en realidad, supremo respeto por la ley.

 

Modernamente podemos señalar a movimientos que han hecho o hacen algunas acciones de desobediencia civil. Movimientos de Objeción de Conciencia e Insumisión, movimientos sociales, feministas, noviolentos, pacifistas y movimientos alternativos. Todos ellos, por el carácter concreto y específico de sus reivindicaciones, se ven obligados a realizar tales acciones como único medio, dado que la oposición política no las recoge, para hacer valer sus reivindicaciones. Por tanto, la desobediencia civil es un procedimiento abierto a las minorías en la sociedades democráticas para defender sus derechos.

 

En el libro Teoría de la justicia, J Rawls, expresa su opinión sobre la desobediencia civil y la democracia en estos términos: “Al participar en la desobediencia civil, tratamos de dirigirnos al sentido de la justicia que tiene la mayoría, y a dar a conocer que según la propia opinión, sincera y meditada, las condiciones para la libre cooperación están siendo violadas. Tratamos de que los demás reconsideren, que se pongan en nuestro lugar, y reconozcan que no pueden esperar que consintamos indefinidamente en los términos que ellos nos imponen. La fuerza de esta  apelación depende de la concepción democrática de la sociedad como un sistema de cooperación entre personas iguales.

 

La desobediencia civil, lo mismo que la insumisión es uno de los recursos estabilizadores del sistema constitucional, aunque sea, por definición, un recurso ilegal. Conjuntamente con acciones tales como elecciones  libres y regulares,  y un poder judicial independiente , facultado para interpretar la constitución (no necesariamente la escrita), la desobediencia civil, utilizada con la debida limitación y sano juicio, ayuda a mantener y a reforzar las instituciones justas. El rechazar la injusticia dentro de los limites de la fidelidad a la ley, sirve para evitar las divergencias con la justicia, y para corregirlas cuando se produzcan. Una disposición general, relativa a la participación en la desobediencia civil justificada, introduce cierta estabilidad en una sociedad bien ordenada, o al menos en una sociedad casi justa”.

 

Una expresión o forma de desobediencia civil es la Objeción Fiscal a los gastos militares, siendo esta la disposición a no colaborar con el Estado en los gastos de preparación, investigación y mantenimiento de las guerras y del ejército. Es un acto de desobediencia civil activa en el momento de hacer la declaración de la renta. Consiste técnicamente, en desviar una parte de nuestros impuestos, deduciéndolos en la declaración y apoyando con ellos a un proyecto alternativo que favorezca el progreso social y solidario, bien en nuestro país o cualquier otro lugar.

 

El gasto militar no ha dejado de crecer en nuestro país. Da igual el color del gobierno, En las distintas legislaturas de Felipe González, el gasto militar pasó  de 0,7 BILLONES DE PESTAS en 1982 a 1,4 BILLONES en 1996. Con el Partido Popular, esta línea de crecimiento ha sido similar, alcanzando en 2004 unas cifras que rondan los 3 billones de pesetas, o lo que es lo mismo, 48 millones de euros al día. Los gastos militares siguen una práctica de no transparencia de quien gobierna en nuestro país. Estos, se encuentran enmascarados en múltiples ministerios, y organismos no dependientes directamente del Ministerio de Defensa, como por ejemplo, Ciencia y Tecnología, organismos autónomos del Ministerio de Defensa, clases pasivas de los militares, Centro Nacional de Inteligencia, Guardia Civil,  Ministerio del Interior, Deuda Pública, Asuntos Exteriores, etc.

 

La Objeción Fiscal es una opción moral y ética, colectiva y la pueden hacer todas aquellas personas que tengan que hacer la declaración de la renta y que:

-         Entiendan que la mejor forma de resolver los conflictos entre los pueblos es el diálogo, la amistad, la cooperación y la solidaridad.

-         Crea que el único camino para conseguir un mundo en paz y sin violencia es favoreciendo el desarme, la igualdad y la justicia.

-         Se sienta ofendida por la forma en que se utilizan sus impuestos, porque mientras miles de millones  de euros se despilfarran en lo militar, la pobreza y la desigualdad aumentan día a día tanto en los países del llamado Tercer Mundo como en nuestros pueblos y ciudades.

 

Por todo ello, proponemos al Estado, la progresiva reducción de los gastos militares hasta llegar a su total anulación y, en consecuencia, la desaparición de los ejércitos y de todo el entorno militar industrial.

Y a las personas que tienen que hacer declaración de la renta, les sugerimos la no colaboración con el gasto militar del Estado haciendo Objeción Fiscal al Gasto militar
Son muchas las motivaciones que nos inducen a la Objeción Fiscal al gasto militar, algunas pueden ser las siguientes:



-         Porque estamos en contra de la guerra la violencia y del terrorismo.

-          Porque entendemos que apoyando los gastos militares estaremos apoyando la violencia de los ejércitos.

-          Porque apoyando los gastos militares estaremos apoyando la investigación y fabricación de armamentos más mortíferos y destructores.

-          Porque si apoyamos la investigación y fabricación de armamento, estaremos apoyando la exportación del mismo, y por tanto estaremos incitando a que se originen guerras y conflictos en otros países.

-          Porque apoyando con nuestros impuestos al ejército estaremos favoreciendo que nuestro país intervenga en guerras, invada otros países, y se alíe con estados que practican el terrorismo de Estado como es Estados Unidos.

-          Porque apoyando los gastos militares estaremos desviando unos recursos preciosos que invertidos en Educación, Sanidad, Infraestructuras, Viviendas, Servicios Sociales, etc, harían que la sociedad española, tuviera una calidad de vida mucho más sana .

-         Porque al no apoyar los gastos militares podríamos contribuir al desarrollo y al bienestar de los países empobrecidos o al fomento de la investigación de medios para prevenir conflictos como técnicas de mediación, medidas de confianza...Opciones que actualmente apenas reciben apoyo institucional.

POR TODO ELLO Y POR MUCHO MÁS HAY QUE HACER OBJECIÓN FISCAL.

 

Para hacer objeción fiscal, lo primero que debes de hacer es rellenar el impreso de la renta de manera normal, y cuando llegues al apartado RETENCIONES Y DEMÁS PAGOS A CUENTA, en cualquiera de las casillas vacías, introduce tu objeción fiscal, que puede ser porcentual o mediante el sistema de cuota fija. Si eliges la fórmula porcentual deberás preguntar a los grupos que organizan la campaña de objeción fiscal, por el porcentaje de los presupuestos generales del estado que el ministerio de hacienda ha destinado para el gasto militar, durante el año correspondiente a la declaración de la renta. Si eliges la fórmula fija infórmate de la cuota que dichos grupos proponen. En este vídeo solo te  vamos a explicar la formula de la cuota fija, algo más sencilla y testimonial que la anterior. Por tanto en cualquiera de las casillas vacías del apartado RETENCIONES Y DAMÁS PAGOS A CUENTA, introduce la cuota de ese año, y sigue rellenando el impreso de la renta de manera normal.  

 

La cantidad deducida como objeción fiscal, has de ingresarla en la cuenta del proyecto que elijas como alternativo al gasto militar.  

 

Rellena la carta dirigida al Delegado de Hacienda, indicando lo que haces y porqué lo haces, y así mismo exigiendo, que el impreso de declaración de la renta contemple la posibilidad de hacer la objeción fiscal al gasto militar. Indica que durante el año fiscal al que se dirige la declaración, el estado te ha descontado una cantidad, una parte de estos impuestos tendrá como fin el Ministerio de Defensa, por tanto exiges que esa cantidad sea ingresada en el proyecto alternativo elegido por ti.  

 

Fotocopia la carta y el recibo de ingreso. Cuando vayas a entregar la declaración solicita que te sellen las fotocopias (éstas las conservas como justificante). Incluye los originales en el sobre junto a los impresos oficiales.  

 

Por último rellena la encuesta de objetor fiscal y envíala al grupo de objeción más cercano. La encuesta es algo importante para estar comunicados y saber cuantos somos, el dinero que desviamos y el dinero que le reclamamos a Hacienda.  

 

Si aún tienes dudas, o quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestra página web: ahimsav.com, o tecleando en cualquier buscador OBJECIÓN FISCAL, también puedes buscar en LA WEB de nodo50.  Y YA SABES: NI UN HOMBRE, NI UNA MUJER, NI UN CÉNTIMO PARA LA GUERRA.

DÓNDE ESTAMOS

DÓNDE ESTAMOS - AHIMSA

ENLACE A LOS VIDEOS DE AHIMSA EN LA RED

ENLACE A LOS VIDEOS DE AHIMSA EN LA RED - AHIMSA

AHIMSA

LIBROS DE NOVIOLENCIA

AHIMSA

CAMPAÑA OBJECIÓN FISCAL